Mis visitas

martes, 21 de junio de 2011

Amor


¿Sabéis lo que es el amor de verdad? no un amor de capricho, ni de amistad, ni de enchochamiento pasajero, ni de película, no, un amor de verdad, ¿lo sabéis?.
Es un amor inmenso, sin medida. Un amor por el cual no sientes mariposas en el estómago, no, sino un enorme escalofrío por el cuerpo, que te lleva a la locura en un instante. Un amor por el que cada segundo del día tu alma, cuerpo, mente y corazón, son de ella, incluso cuando duermes, las 24 horas del día, que el sueño más bonito que tengas sea con el, aunque el sueño sea algo malo, te da igual, sale el, y si el sueño es perfecto, no hay más que decir, es perfecto, porque sale el. Un amor incondicional, sin restricciones, sin miedos, arriesgado, por el que darías tu vida, por el que cruzarías el mar 100 veces nadando sin parar, por el que andarías sobre fuego, todo, por ella. Un amor que vence el tiempo y la distancia. Un amor con dolor, pero un dolor agradable. Un amor con felicidad, una felicidad inmensa. Un amor de entrega, en el que todo lo suyo es tuyo, todo lo tuyo es de el, sólo tuyo, tú sólo de el. Un amor complementario, el pone lo que a ti te falta, y tu lo que le falta a el, sólo tú lo llenas, sólo el te llena, ser la mitad el uno del otro. Un amor de confianza, fidelidad. Un amor de compromiso, pero voluntario, tú lo necesitas, el te necesita, tú y el os escucháis, os comprendéis, os ayudáis, el tiempo que haga falta, cuando haga falta y como haga falta. Un amor mimoso, pero que deja su espacio, con tiempo para cada cosa, en el que sólo deseáis estar juntos, acariciaros, abrazaros, besaros... pero cada cosa a su debido tiempo, con sus pausas y sus momentos. Un amor en el que se discute, no todo es color de rosa, pero se supera, se aprende de los errores y se lucha por la otra persona. Un amor irrevocable, podrán pasar muchas cosas y muchas personas, pero ese amor, ese amor es eterno. Un amor perfecto dentro de lo imperfecto. Un amor en el que todo lo que piensas, dices o haces, es por el. Un amor en el que tu vida, es el. Un amor de vocación, en el que tu misión, simplemente es amarla sin medida. Un amor de valoración, en el que ella es tu tesoro más preciado, lo más importante. Un amor imprescindible, en el que no puedes alejarte de esa persona, la necesitas para vivir, en el que incluso por teléfono, en persona o por un simple beso, mueres si dejas de hablar, estar o hacer lo que sea con el, que cada segundo que pasas sin el te invade por dentro la desesperanza junto a la añoranza. Un amor de niñez, sí, de niñez, tal como cuando de bebes necesitábamos tantísimo a una madre, pues incluso mil veces más a la persona que amas. Un amor, en el que por muy molesto que estés, con tan sólo una palabra suya, con un simple ''te amo'' te saca una sonrisa. Un amor, en el que sólo te importa su felicidad, por encima de la tuya, ya que tu felicidad habita en la suya. Un amor.... Un amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario